Politica

Protesta contra Castillo dejó policías, manifestantes y periodistas heridos

Una violenta jornada de protesta, que dejó varios policías, manifestantes y periodistas heridos, tuvo lugar ayer en el centro de Lima. Vándalos infiltrados lanzaron piedras contra locales privados y públicos, entre ellos la sede de la Corte Superior de Lima, donde destrozaron las puertas, ingresaron a los sótanos y robaron computadoras y expedientes que luego quemaron en las calles. Además, saquearon algunas tiendas al paso y apedrearon el fronis del Jurado Nacional de Elecciones.

Esta vez no solo fueron los transportistas y los agricultores, sino pobladores de diversos distritos de la capital, que expresaron su iracundo rechazo contra el estado de emergencia e inamovilidad decretado por el presidente Pedro Castillo en la víspera. Miles de ciudadanos marcharon desde diversos distritos como La Molina, Surco, San Miguel, San Isidro y también de los conos.

AVENIDA ABANCAY

La marcha llegó hasta el cruce de la avenida Abancay con el jirón Huallaga, donde se había formado un férreo cordón policial que evitaba que el grupo alcance al Parlamento. Fue ahí cuando un grupo se enfrentó de forma violenta a los agentes de la Unidad de Servicios Especiales (USE) arrojándoles piedras, palos y pateando sus escudos.

Los policías tuvieron que usar bombas lacrimógenas para frenar a la turba, pero la violencia se tornaba incontrolable. Ante esta situación se hizo necesaria la presencia de un rochabús, la Policía Montada y motorizados que ayudaron a dispersar a los manifestantes que lanzaban piedras.

Poco a poco, el grupo de violentos, que era solo una parte menor del total de la marcha, fue retrocediendo. Así, los enfrentamientos pasaron al Parque Universitario, donde la mayor parte de los manifestantes se separaron de los vándalos. La lluvia de piedras seguía al igual que los gases lacrimógenos. Los atacantes sacaban los adoquines de la berma central de la avenida Nicolás de Piérola para lanzárselos a los policías.

SEDES FISCAL Y JUDICIAL

Pero no solo los uniformados fueron blanco de ataques, la turba arremetió contra la sede del Ministerio Público ubicada en la avenida Abancay. Varios vidros de la fachada de este edificio quedaron destruidos.

Igual suerte corrió la sede de la Corte Superior de Justicia de Lima, donde destrozaron a pedradas las puertas e ingresaron a los sótanos, donde robaron equipos de cómputo y vaciaron los archivos. Además, quemaron un quiosco y un contenedor de basura.

Hasta el lugar llegó el ministro del Interior, Alfonso Chávarry, quien inspeccionó los daños en la sede fiscal, pero se retiró rápidamente en medio de gritos de algunos de los manifestantes que pedían la salida del presidente.

Al promediar las 6:30 de la tarde, la mayoría de las personas que se movilizaron se trasladó hasta la Plaza San Martín, donde la situación era completamente diferente. Ahí la protesta contra Pedro Castillo se realizó de forma pacífica. El vandalismo dejó ocho policías heridos, entre ellos algunos de gravedad. Una periodista de un diario y otros de diversos canales de televisión también resultaron heridos.

EsSalud informó que al Hospital de Emergencias Grau ingresaron tres pacientes, todos procedentes de las marchas, con heridas en la cara y la cabeza. Un cuarto presentaba herida punzocortante en el tórax, por lo que quedó internado.

Fuente: La Noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba