Actualidad

Pedro Castillo dice que comprará gas a Bolivia, pero no hay ducto ni producción para la operación

En medio de una fuerte crisis política que amenaza con dejarlo fuera del cargo, el presidente de Perú, Pedro Castillo, anunció este lunes que en las próximas semanas se sentará a negociar la compra de gas de Bolivia. No obstante, dos especialista ven imposible esta operación porque no hay infraestructura (un ducto) para transportar el gas natural entre ambos países.

“En las próximas semanas vamos a ver y nos vamos a sentar en la frontera con Bolivia, que está dispuesta a trasladar y dejar el gas para la región de Puno y la macrorregión sur”, indicó el mandatario desde Puno, durante su presentación en el Consejo de Ministros Descentralizado, señala un reporte de Gestión.pe.

Además, según el reporte del medio peruano, Castillo exhortó al Congreso de la República a acelerar las iniciativas del Ejecutivo para masificar el gas natural.

“Hemos dejado en la mesa del Congreso de la República más de 20 proyectos, uno de ellos es sobre la masificación del gas”, apuntó.

Realidad

Ante esta noticia, el especialista en hidrocarburos, Hugo del Granado, sostuvo que lo expuesto por Castillo es inviable por dos motivos: el primero es la falta de infraestructura, es decir, ductos que conecten a ambos países para transportar el recurso. El segundo motivo es la poca producción boliviana.

Del Granado explicó que actualmente Bolivia vende Gas Licuado de Petróleo (GLP) al Perú, pero mediante contrato a empresas privadas, sin que exista un acuerdo ‘macro’ entre ambos estados.

“Si se trata de gas natural, se está equivocando el presidente Castillo, porque Bolivia ahora no tiene capacidad para producir más volúmenes para la exportación y porque no hay ductos”, aseguró el mandatario.

Para el especialista, el presidente de Perú “está hablando de memoria porque no hay ducto”.

El especialista detalló que no solo basta con la construcción de ducto de Bolivia a Perú, sino que es necesario ampliar el gasoducto que conecta el campo Carrasco (en Cochabamba) con la planta de almacenamiento de gas en Senkata (La Paz).

“Se tiene que hacer ese trabajo porque el Gasoducto al Altiplano (GA) no tiene la capacidad para transportar volúmenes superiores a los que ya transporta, y no tiene espacio adicional para exportar”, dijo.

El exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, sostuvo que es utópico pensar en una operación entre ambos estados cuando Bolivia apenas puede atender dos mercados de exportación como Argentina y Brasil.

Para la exautoridad, la declaración Castillo es más política y dijo “que es momento de dejar de decir que se va a enviar gas a Perú” porque simplemente no existen las condiciones.

“No hay infraestructura para llevar gas a Perú, no está construida ¿Quién la va a financiar? ¿Quién la va construir? Además, la demanda de la zona que dice el presidente es pequeña y que no hay forma de hacer la operación. Todas son declaraciones políticas cuando no hay posibilidad de que esto ocurra”, dijo.

Fuente: El Deber

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba